Fear The Walking Dead. Apuesta desigual

By Ramon Ruestes Faire | Series

Fear The Walking Dead. Apuesta desigual

Hace nada terminó la primera parte de la tercera temporada de Fear The Walking Dead (2015-actualidad), una tanda de episodios que reconozco se me ha hecho muy corta. La serie hace poco que ha conseguido la independencia necesaria para no hablar continuamente de la serie madre The Walking Dead (2010-actualidad).

La pasada temporada la serie ya demostró sus elementos diferenciales con la serie madre. Hecho que se convierte en un gran mérito de sus creadores Robert Kirkman y Dave Erickson. La profundización de Madison Clark interpretada por Kim Dickens y sobretodo la de Travis Manawa interpretado por Cliff Curtis culminaban el éxito de la pasada campaña, a pesar del trato irrisorio de los zombis en la serie. En esta nueva etapa se espera ver como se terminan de desarrollar personajes con mucho potencial como Alicia Clark, interpretada por la querida Alycia Debnam-Carey y Nick Clark interpretado por Frank Dillane.

Seré meticuloso con los spoilers, pero voy a desentrañar elementos argumentales de la primera tanda de episodios, de la última temporada de Fear. Para más seguridad, recomiendo haber visto la serie hasta ese momento.

Repitiendo errores, una granja rompe el ritmo

Fear The Walking Dead. Apuesta desigual

El análisis de esta primera tanda de episodios se puede resumir en una afirmación, estamos ante una apuesta desigual. El estreno de la temporada muestra en gran medida lo que traería consigo esta nueva etapa. Un sorprendentemente dudable inicio argumental da lugar a un episodio lleno de acción.

El bochorno y la casi brillantez unidos en un mismo episodio, sensación que nos acompaña durante los capítulos que dura este primer ciclo. En apenas dos episodios desaparecen parte de las aspiraciones de la temporada. El arco argumental nos sitúa en una granja o más bien un asentamiento de ciudadanos tópicos de las granjas de Norteamérica, aunque un poco más refinados.

Ahí la serie se encasquilla como lo hizo The Walking Dead en su particular granja. Disputas internas entre los protagonistas y los anfitriones y disputas entre los anfitriones y los protagonistas con un asentamiento ajeno, marcan claramente la línea argumental de la serie en este momento. Se presentan nuevos personajes que se van desarrollando poco a poco y se intenta terminar de desarrollar a los protagonistas.

El desarrollo en esta ocasión de Alicia Clark se convierte en algo inofensivo. Es absurdo hablar de falta de carisma de la actriz Alycia Debnam-Carey, sabiendo que encarnó a la todopoderosa Lexa en Los 100 (2014-actualidad). El argumento en esta fase se dedica al desarrollo de sus personajes, por lo cual tampoco es problema de pérdida de protagonismo. La sombra de un mejor personaje como el de Nick Clark o la falta de una personalidad concreta pueden ser gran parte de sus problemas. A pesar de ello, su personaje no se ve perjudicado en esta fase, simplemente su desarrollo, a pesar de producirse en inocuo.

El desarrollo de Nick sí se estanca en esta ocasión, aunque su marcada personalidad y esencia le permiten mantenerse como uno de los mejores personajes de la serie. Esta llamado a comandar la serie en breve y parece que en esta ocasión se esta dando un descanso para regresar con más fuerza.

​El forzado liderazgo de Madison y el despertar de Troy

Fear The Walking Dead. Apuesta desigual

La serie apuesta de forma clara por el desarrollo de dos personajes, el de Madison Clark y el inestable Troy Otto, interpretado por el inglés Daniel Sharman. El desarrollo de la primera, a pesar de contar con todos los esfuerzos del argumento, es erróneo, poco natural. El nuevo papel de líder que se pretende darle no termina de cuajar. Sus decisiones generan dudas y se vale del carisma que le da la serie por encima del que tiene su personaje en sí para seguir adelante. Una mala época para un personaje al que se le fuerza un protagonismo que no se está ganando. Tampoco es un problema de la actriz, dado que su liderazgo era mucho más patente en la pasada campaña sin tanto esfuerzo argumental en ello.

Troy Otto es la gran aportación de esta parte de temporada. Un personaje tremendamente inestable, capaz de causar barbaridades en algunas ocasiones y de ser valiente e incluso tierno en otras. Además de dar aire a la serie, está muy bien desarrollado a pesar de ser de recién incorporación. Su dudosa moral y su potencial le auguran un gran papel en la serie, a no ser que se trunque.

Una etapa en un rancho, centrada en el desarrollo de sus personajes, lleva a la serie a un nivel de entretenimiento e incluso de calidad inferior a lo esperado. Sorprendentemente la serie hace valer su mayor virtud en otra ubicación, una presa.

Si la pasada campaña, Travis maravilló al espectador y elevó la calidad global de la serie con un crecimiento increíble como personaje y un trabajo interpretativo sublime de Cliff Curtis. En esta ocasión, el elegido para romper los moldes es David Salazar, interpretado de forma fantástica por el cantante panameño Rubén Blades. Su trama argumental es tremendamente secundaria, apenas se sitúa en un par de episodios, pero el carisma y la calidad que desprende su nueva faceta es fascinante. Su fugaz brillantez y carisma permiten a la serie mantener el tipo ante el aparente, acertado o no, descanso del resto. Se intuye, espera y desea un mayor protagonismo de Salazar en el segundo ciclo de episodios y sobretodo que el resto despierte de su letargo en el rancho.

Valoración final

  • Lo mejor: El fugaz y brillante desarrollo de David Salazar acentuado por el fantástico trabajo interpretativo de Rubén Blades.
  • Lo peor: Encerrarse en una granja/rancho rompe el ritmo de una serie en una especie de "deja vu". Los grandes esfuerzos en el desarrollo de Madison no dan los frutos esperados.

Valoración:

Follow

About the Author

Me inicié con Gore Verbinski, crecí con el maestro Craven, maduré con Wan y llegué al éxtasis con los padres del nuevo terror de la mano de VHS. Adoro el cine de terror en todas sus facetas. El Festival de Sitges, un paraíso, Habitación 217, un nuevo hogar. Torres de Segre. Lleida. Catalunya. España.

Descarga gratis el primer capítulo de mi eBook la Guía de Supervivencia Ilustrada del Terror | Sobrevive a cualquier situación terrorífica, ningún ente o asesino podrá contigo.

x