The Walking Dead: piñau, piñau

By Ramon Ruestes Faire | Series

The Walking Dead: Piñau, piñau

Nos centramos en una de las series de más actualidad en estos momentos y prácticamente en la última década. The Walking Dead (2010-actualidad) es un fenómeno de masas. Hordas y hordas de fans o simplemente simpatizantes acompañan a la serie en cada paso que da. Quizás junto a Juego de Tronos (2011-actualidad) es una de las series con más expectación. 

Hoy nos situamos en la primera parte de la ya octava temporada de la serie. El artículo contendrá algún que otro spoiler de la serie, por lo cual sería interesante haber visto la serie hasta este punto para evitar ser el malvado que no pretendo ser.

Es importante saber de dónde venimos. The Walking Dead brindó a la audiencia con una séptima temporada increíble gracias a uno de los mejores personajes que ha dado la serie, Negan interpretado por Jeffrey Dean Morgan. El final de la primera parte de dicha temporada dejó a todo el mundo en ascuas, para saber a quién arrebataría la vida el todopoderoso líder de Los Salvadores. La segunda parte no bajó el listón, dejando el show de Negan entre los mejores momentos, sino el mejor, de todo el universo The Walking Dead. Será cosa de la naturaleza humana o simplemente una marca de estilo que me fascina únicamente a mí, pero ver como los grandes e intocables protagonistas son masacrados por un carismático villano es algo maravilloso.

La séptima temporada desmoronó a Rick y compañía ante el poder y el carisma de Negan y los convirtió en atemorizados súbditos. Una placentera situación que al final de la temporada se vio que daría un giro.

Escondiendo a Negan

La primera parte de esta octava temporada se podría resumir en dos palabras: Piñau, piñau. Rick, Hilltop y El Reino unen sus fuerzas para salir de su sumisión y combatir a Los Salvadores comandados por Negan y eso precisamente hacen. Cogen armas, se unen y a pegar tiros.

El nivel de calidad de esta primera parte baja estrepitosamente dejando a la serie en una burda consecución de tiroteos con zombis por en medio. Rick y cía podrán combatir en el contexto de la serie con Los Salvadores, pero la sola presencia de Negan eclipsa cualquier otra situación.

Solución, esconderlo.

La serie apuesta por esconder a su mejor personaje para basarse en un batalla entre dos bandos, nada más. Las contadas apariciones del carismático villano únicamente sirven para desprestigiarlo y darle una peligrosa aureola de necesidad. Que la serie apueste por indagar en un personaje es una mala señal para su porvenir.

The Walking Dead. Piñau, piñau

No hay necesidad de dar un toque moral o necesario a la labor de Negan en la sociedad, ni generar una duda razonable sobre las virtudes de su trabajo. Su carisma encumbra la serie, dar forma moral a su personaje es herirlo de forma dolorosa. El Gobernador, otro de los grandes de la serie, no tenía una bonita motivación ni su trabajo contribuía en nada y su personaje dio una vitalidad brutal a la ficción cuando esta más lo necesitaba.

Eugene, interpretado por Josh McDermitt, es el encargado de acentuar en cierta forma la duda razonable sobre el trabajo de Negan, sobre todo en la recta final de esta fase. Su personaje se convierte en la mano derecha del líder y en su mente pensante. Buen rol de un personaje que se encontraba en un papel secundario del todo prescindible hasta el momento. Dicho esto, profundizar en un personaje es peligroso.

La viuda, el Rey y Rick

Entre bala y bala, la serie sí profundiza de forma acertada en los tres puntales de la rebelión. La viuda o Maggie interpretada por Lauren Cohan coge el estandarte de líder de Hilltop, un papel que hace temporadas que se viene preparando. Desde la estancada granja del tío Hersel, su personaje ha ido madurando para convertirse en una líder sólida, hecho que se consuma por fin en Hilltop. Maggie está ahora mismo en su mejor momento.

The Walking Dead. Piñau, piñau

Rick, interpretado por Andrew Lincoln, por el contrario consuma una evolución inversa. Sus actuaciones desprenden una moralidad dudosa, matando a quien sea necesario sin ningún escrúpulo para seguir con vida. Su pérdida vital en la cárcel le dio una profundidad interesante, al igual que su humillación ante Negan. Esta vertiente más cruel no le sienta nada bien a su personaje.

El Rey Ezekiel, interpretado por Khary Payton, es sin duda el mejor personaje de esta primera fase de la temporada. Suyos (y de su tigre Shiva) son los mejores episodios y su reino es quien sufre más las consecuencias de la batalla.

Su personaje ha sufrido una fuerte y reseñable evolución. El dolor y la degradación interna del rey es capaz de traspasar la pantalla, siendo el personaje más empático, más completo y más entrañable de esta etapa. Carol, interpretada por Melissa McBride, se alza como la mano derecho del Rey. Su personaje es de los más completos de la serie, y su papel en esta primera fase denota esa solidez secundaria que tan bien le sienta a su personaje y a los que la acompañan.

The Walking Dead: Piñau, piñau

Morgan, interpretado por Lennie James, sufre un fuerte cambio de mentalidad. El pacífico hombre se convierte en una máquina de matar sin paragón. Es un soldado, y ese rol en una batalla le sienta bien, aunque sea una sensación efímera. Su personaje se encuentra en una situación compleja, diría que hasta interesante a pesar de la dudosa coherencia de sus actos. A pesar de ello, se confirmó su fichaje por Fear The Walking Dead, por lo cual será difícil a corto plazo ver su continuidad en la serie madre.

El piñau piñau por encima del cuidado de los personajes

Sí, efectivamente el final de esta primera etapa de la temporada deja una baja importante en el grupo. Si las bajas que dejó las séptima temporada fueron tremendamente impactantes, la importante baja en esta ocasión es tremendamente insulsa, más por su trato que por su importancia. Como en alguna otra ocasión hemos visto, en la serie se producen bajas importantes sin mucha preparación, casi como si de un improviso de último momento se tratara. Un personaje importante muere, sin preparar dicha muerte y eso denota que el piñau piñau es más importante que cuidar a sus personajes.

La batalla se intuye que dará un nuevo giro en la segunda fase de la temporada. Esperemos que el resurgir de Negan deje nuevamente al espectador boquiabierto, aunque el tiempo pasa y nada ni nadie es eterno en The Walking Dead. Sensaciones dispares visto lo visto en esta fase.

Valoración final

  • Lo mejor: la consolidación de Maggie como líder. La brutal evolución del Rey Ezekiel y los capítulos que se centran en él. 
  • Lo peor: basar lo todo el una lluvia de balas. La evolución pésima de Rick. Esconder un activo vital como Negan resta muchísimo. Buscar una motivación al rol de Negan. La falta de cuidado de uno de sus protagonistas.

Valoración:

Follow

About the Author

Me inicié con Gore Verbinski, crecí con el maestro Craven, maduré con Wan y llegué al éxtasis con los padres del nuevo terror de la mano de VHS. Adoro el cine de terror en todas sus facetas. El Festival de Sitges, un paraíso, Habitación 217, un nuevo hogar. Torres de Segre. Lleida. Catalunya. España.

Descarga gratis el primer capítulo de mi eBook la Guía de Supervivencia Ilustrada del Terror | Sobrevive a cualquier situación terrorífica, ningún ente o asesino podrá contigo.

x